Retratos – Lado Oculto

2005. Lucky Strike, Original Voice #1. Andrea Wain.

A.W.: En tu obra subyace un ambiente casi surrealista. Esta característica, ¿se relaciona con la propia ironía intrínseca de los temas representados?

R.V.: La ironía es un tópico muy importante en mi universo artístico. Para mí, es una reflexión sobre ciertos temas sexuales y sociales, que están en constante conflicto. Puedo imaginar que mi trabajo muestra influencia del surrealismo, pero no tiene nada que ver con su forma de hacer arte, yo tengo una visión diferente. La mayoría de los artistas parten de formas realistas para llegar a imágenes abstractas. Mi aproximación es a la inversa: todo es una forma abstracta que tomo del lenguaje abstracto del arte y la hago realista.

A.W.: Muchos de los personajes de tus obras son figuras que remiten a “autómatas”. ¿Hay en este tipo de construcción, referencias literarias o históricas específicas que te han influido para el diseño de estos personajes? ¿O son fantasías y construcciones propias más allá de cualquier asociación?

R.V.: Las figuras surgen a partir del mundo de los juguetes, inspiradas en las imágenes que pueden provenir, por ejemplo, de personajes como “The Thunderbirds” o “Playmobil”, entre otros, que se introdujeron en mi propio lenguaje visual, constituyendo autoconstrucciones. Más allá de las asociaciones, o quizás debido a tantas asociaciones, es difícil decir de donde viene cada una de ellas. Tambien hay influencia de la filosofia, de dibujos animados e imágenes de culto. Cuando comencé a pintar, estos universos se mezclaron con el mundo del arte, con artistas como Vermeer, Mondrian o Balthus. Mi lenguaje también se nutrió de imágenes de la sociedad. Una copa de vino pueden ser la inspiración para la forma de un cuerpo.

A.W.: La producción de obras objetuales, ¿fue parte de una evolución de los propios personajes que tomaron más vida volviéndose tridimensionales o se debe puramente a una experimentación plástica personal?

R.V.: Las obras son parte de una evolución dentro de mío. Para mí, una obra de arte visual es una conclusión de afirmaciones hechas en imágenes. Mi obra no es sólo tridimensional, es sobre momentos, está construida por situaciones y sus imposibilidades.

A.W.: Las fantasías son parte fundamental de tu obra, a parte de las propias ¿Cuánto hay de necesidad de aludir a lo oculto que habita en cada hombre?

R.V.: Sin mi lado oculto u oscuro, mi vida “normal” no existe. Estas fascinaciones sirven como inspiración. En un mundo donde todo es azul, el color azul no existe. Existe porque hay otros colores que le dan al azul su valor. Creo que todos tienen un lado oscuro dentro suyo, pero no saben como expresarlo. Se vuelve una frustración porque no pueden manifestarlo. La gente debe aprender a reconocer su lado oculto haciendo una autorreflexión, sin avergonzarse de él.
A.W.: ¿Cuáles son los proyectos para el 2005?

R.V.: Haré una exposición individual en Buenos Aires, en la Galería Braga Menéndez en abril y mayo del 2005. Más adelante viajaré a Nueva York a trabajar en un proyecto de estudio. También tengo planeada una exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo de Ostende, Bélgica, que a su vez, se exhibirá en MKgalerie.nl en Rotterdam, Holanda.